Gastrobotánica al derecho y al revés

valentina inglessis carpaccio de remolacha hotel marriot

La chef merideña Valentina Inglessis ofrece en Caracas un menú enfocado en la tendencia de la “gastrobotánica”, que viene trabajando desde su terruño y poco a poco ha ganado seguidores. En este caso, el Hotel JW Marriot puso a la orden sus cocinas y sus mesas para compartir esta alternativa con sus comensales del 13 al 16 de octubre, abriendo espacios a las tendencias gastronómicas actuales.

La gastrobotánica para muchos es novedosa. Podría segmentarse la palabra y entender el término por bocados, lo cual daría una significado bastante cercano a la realidad.  Sin embargo, tengo la impresión que esta cocinera andina le imprime un interesante viso filosófico que va de la  mano de la ciencia.

El menú en el Hotel JW Marriott es un manifiesto sobre una manera de pensar, de ver la cocina y la vida, en un menú aparentemente simple, con un acento muy pronunciado en el producto, donde cada plato ocupa un lugar obedeciendo a la lógica del funcionamiento del cuerpo y no de la etiqueta o la tradición.

El menú arranca con el postre, un turrón de chocolate al ron acompañado con cocuy pecayero. En palabras de la propia chef “el dulce al inicio activa los demás sabores”. Acerdadamente esta etapa del menú se llama “lo inesperado”.

De ahí en adelante, hay que dejarse llevar. Le sigue lo que la merideña ha llamado “la contemplación” que consiste en un carpaccio de remolacha con rúgula y chayota.  En este caso los vegetales crudos, brindan otra paleta de sabores y desmitifica a la chayota como vegetal insípido.

Luego entramos en el terreno de “el entusiasmo”, que consistió en una suave y gustosa “boronia” elaborada con puré de plátano rellena de berenjena. El menú siguió con un budín de caraotas negras con topping de granos de maíz y tomates cherry con gotas de suero, una combinación audaz, fresca e inesperada, que la chef ha denominado “el contacto”.

Finalmente, el menú  cierra el ciclo con un caldo denominado “el retorno”, una alusión directa al final vinculado al principio o el principio como final. Sustancioso y liviano, preparado con la sobras de los vegetales utilizados en la elaboración de la comida.  El último sorbo de la velada resultó tan simple como reconfortante.

Este primer acercamiento a la gastrobotánica resultó interesante, atractivo, inesperado y gratificante. Una experiencia que recomiendo ampliamente y que el Marriott ha puesto a disposición de los capitalinos sin viajar hasta Mérida (que nunca es un mal plan).

valentina inglessis hotel marriot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s