Además de saludable y sabroso, tiene que ser gourmet

saludadbles y sabrosos

Los alimentos además de saludables y sabrosos, ahora tienen que ser gourmet. Una tendencia que crece sin freno entre consumidores, que hasta hace poco eran comedores despreocupados de grasas y productos industriales, o en contraposición, sacrificaban el sabor por el bien de la salud.

Más de tres décadas lleva esculpiendo como una gota de agua sobre piedra, el discurso de la incidencia directa de la calidad de los alimentos sobre la salud. Tendencia que cultiva el culto al cuerpo y la estilización de la figura, pero no basta con eso, también tiene que ser saludable. Por otra parte, jamás habíamos tenido al alcance de la mano tantos productos de calidad, unido a la tendencia de su sofisticación, que no es más que la onda gourmet, de la que tanto se han servido la industria gastronómica y la alimentación.

Mundialmente, el auge de los productos gourmet y saludables en los anaqueles es abrumadora. Tiene varias aristas entendidas desde lo orgánico, sin químicos, respetando procesos naturales, sin azúcar o con sustitutos, hasta los alimentos sin grasas. Este tipo de comidas, ha encontrado eco en un público informado, y que en muchos casos, por razones patológicas también consume estos productos, como por ejemplo, las personas intolerantes a la lactosa y al gluten, diabéticos, alérgicos, entre otros.

Venezuela no escapa a esta tendencia, como bien lo indica Elvira Fernández, propietaria de la tienda Galanga, “cuando abrimos hace dos años no había tanta demanda. Ahora es muy diferente, nos piden productos tan específicos que hemos tenido que requerirlos”.

Fernández afirma que por lo menos un tercio de los productos en sus anaqueles son “bonitos, sabrosos y saludables. La gente ha entendido que para alimentarse apropiadamente no tiene que sacrificar el sabor”. Enumera nos menos de medio centenar de productos que incluye desde frutos secos, productos derivados de la almendras (leche, queso y harinas), salsas sin conservantes ni grasas, jaleas sin azúcar, infusiones, no menos de seis tipos de harinas (plátano, papa, arroz, batata, maca, entre otras), además de cereales andinos como quinoa, chia y kiwicha.

La mayoría de los productos que cumplen con estas características son artesanales, y tienen en común que les ha tocado crecer a pasos agigantados. Ofrecen una faceta gráfica atractiva, fresca y hasta divertida, que cala rápidamente entre medios no tradicionales como Twitter, Facebook, Printerest e Instagram.

En el país se pueden encontrar todos estos productos. Son de factura local, son productores con una filosofía definida, creativos, que comenzaron en las cocinas de sus casas o impulsados por una necesidad personal o familiar. Se trata de un universo que se expande día a día y parece no acabar. A continuación dos casos que ilustran a la perfección esta tendencia.

Yogurt con cuerpo y descremado
Elisa Figueredo produce un yogurt casero untuoso, suave, bajo en acidez, elaborado al estilo griego, es decir, se deshace del suero de la leche. Pero lo más increíble es que hace uso de leche descremada. Parece imposible que un bocado tan cremoso carezca de grasas.

El producto lleva simplemente su nombre y se puede pedir a domicilio por las redes o en su defecto adquirirse en tiendas de productos gourmet ubicadas en Caracas, que por cierto se han esparcido como la pólvora por toda la ciudad.

Figueredo y su socia Marina Padilla ofrecen además de la versión natural, más de sesenta sabores. En la mayoría de los casos, se pueden utilizar en preparaciones frías y calientes, dulces y saladas. “Hemos logrado reducir el ácido habitual. Nuestros clientes se impresionan porque no pueden creer tanta cremosidad. Me impresiona como cada día crecen los consumidores preocupados por la salud, pero que no quieren sacrificar la buena mesa”.

Untables golosos
Cremas para untar sobre panes, panquecas, galletas, para acompañar frutas, vegetales. Casi una golosina pero libre de grasas, sin lácteos, ni cafeína, ni azúcar, las pueden consumir desde niños hasta personas con limitaciones alimenticias, atletas o solo a quien le gusta el placer de algo sabroso. Suena increíblemente bueno, tanto que hasta se podría desconfiar. Pero no, son hechas a base de frutos secos.

Only Fit @onlyfitvzla irrumpió en el mercado local hace poco más de un año, y encontró en las redes sociales un canal rápido de promoción. Los responsables son las hermanas Oriana y Mariana Guevara, junto a Manuel Abreu y Daniel Bello.

Su catálogo lo conforman seis etiquetas de cremas de maní, almendras, chocoalmendras, twist de almendra (con vainilla y canela), merey y una versión especial que se ofreció para los días del mundial de fútbol, maní-cronchi.

“No esperábamos este crecimiento, todo ha sido muy rápido. De la cocina de nuestras casas, en cuestión de meses tuvimos que buscar un lugar para instalar un centro de producción”, afirma Oriana, quien además es la creadora de las recetas.

Actualmente, además de su fuerte presencia en el mundo 2.0, se ubican en los anaqueles de cincuenta tiendas en casi todos los estados de Venezuela.

Señas: yogurtgriegodeelisafigueredo@gmail.com @onlyfitvzla

Publicado en la Revista Sala de Espera. Octubre 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s