Keremelito: El queso de cabra encontró su lado delicado e innovador

12571227_copia.jpg.520.360.thumb

El queso de cabra encontró en manos de Egleé Franco su lado delicado e innovador. Ella es productora de una gama de variaciones poco comunes en el mercado local: ricota, ahumado, los tipo boconccinis nadando sobre aceite de oliva y más de doce versiones saborizadas.

Egleé y su esposo Newman Sanabria llevan adelante Keremelito, empresa artesanal que coloca sus quesos en algunas tiendas de Caracas y Vargas. Las cabras pastan y crecen en Siquiere, en los Valles del Tuy, bajo el cuidado del pastor Armando Márquez, quien se ocupa de un rebaño que comenzó con cien ejemplares de raza criolla, que ya roza los 300.
Egleé es anestesióloga, pero su gusto y pasión por el arte de los quesos le viene de familia, donde siempre se disfrutó el elaborado en casa. En ese caso, se trataba de los tradicionales quesos de cabra comunes en Falcón y Lara.

En una cata realizada en el Restaurante Doc, se disfrutaron el ricota, que resultó toda una sorpresa por su textura suave y cremosa, además de un rico sabor que dista mucho de la fama insípida de la que goza este tipo de queso. Posiblemente, Egleé Franco es de las pocas personas que lo elaboran para la venta en el país. Luego los boconccinis inmersos en aceite de oliva, que su productora llama “cerecitas”, porque son esferas más pequeñas a las que se les da forma manualmente.

Seguidamente, se degustaron los quesos blancos duros -más parecidos a los tradicionales de la región noroccidental del país- y la versión ahumada. Ambos, de sabor delicado, textura suave y firme al paladar. “En nuestro país, no se conoce mucho el queso de cabra de calidad. Desafortunadamente, algunos tradicionales saben a orina, un defecto muy asociado a las características de este producto. Sin embargo, ahora hay productores que están haciendo un trabajo muy cuidado”, afirma Franco.

Cerecitas saborizadas
Keremelito se ha destacado en el mercado local por los quesos saborizados o intervenidos: tomates secos, ajonjolí de 5 variedades – curry, mostaza, soya, wasabi y tostado-, pimienta negra, orégano, natural, especias italianas, jalapeños y aceitunas mixtas. Todos en presentaciones de 200g, que Franco recomienda mantener refrigerado y sacar de la nevera con media hora de antelación para que el aceite vuelva a su estado natural.

Esta empresa funcionan desde hace dos años, cuando Franco vio una gran oportunidad en un mercado donde el gusto y preferencia por este tipo de producto se ha incrementado considerablemente, “hay una gran necesidad de quesos gourmet o especiados, especialmente en Caracas“, afirma la productora.

Actualmente, su presencia en los anaqueles no sobrepasa los límites de la gran Caracas, porque la producción apenas alcanza para cubrir la demanda. Se pueden comprar en el restaurante DOC, De Casta en CCCT, Antares Bistró en El Hatillo, Sabores en el Aeropuerto de Maiquetía y Tortelini en Valencia.

Texto publicado en El Universal el sábado 16/03/2013

1338335839008

Anuncios

Una respuesta a “Keremelito: El queso de cabra encontró su lado delicado e innovador

  1. Buenos días,por favor me pueden indicar si es posible ubicar sus productos en Valencia, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s