Deliciosa velada en Shayará


Hojuelas chinas con una emulsión de soya


Foie-atún con una reducción de Pedro Ximenez


Ceviche de camarones con maíz tostado, batata crujiente y una espuma de parchita


Rissoto de tomates secos


Escargots con champiñones


Sorbete de frutos rojos


Salmón cocido al vacío con fideos de soya


Cerdo cocido al vacío en una salsa agridulce


Babá a l´orange

La gente del restaurant Shayará me invitó a degustar la nueva carta del lugar, luego de la partida de su chef-fundador Eduardo Moreno. Ahora está frente a los fogones Diego Mónaco, quien comenzó como pasante y ya está al mando de la cocina. Un muchacho muy joven pero con un enfoque envidiable, que estoy segura que en los próximos años dará mucho de qué hablar.
Con toda honestidad, aclaro que nunca antes había visitado Shayará. He escuchado muchos comentarios, desde los muy buenos hasta los no tanto, pero no se me había dado la oportunidad, así que no tengo puntos de comparación y nunca he sido amiga de las comparaciones, porque las considero injustas y poco objetivas.
El menú que nos sirvieron consistió en ocho platos de degustación, muy bien llevados y excelentemente lograda la armonía con los vinos, la cual fue conformada por Bernard Flores – socio y encargado del restaurant – quien esa noche no nos pudo acompañar por problemas de salud.

El Menú:
Hojuelas chinas con una emulsión de soya / Sparkling wine Trapiche, Malbec-Sauvignon Blanc. Argentina
– Foie-atún con una reducción de Pedro Ximénez (paté de foie que estaba exquisito casi tenía la textura de una espuma con filet de atún) acompañado de confit de tomates) /
Alto Sur Sauvignon Blanc 2006. Argentina
– Ceviche de camarones con maíz tostado, batata crujiente y una espuma de parchita. Realmente sorpresivo pero una mezcla que me encantó. /
Alto Sur Sauvignon Blanc 2006. Argentina
– Rissoto de tomates secos. /
Rosé Malbec 2007, de la Casa Sophenia de Alto Sur. Argentina.
– Escargots con champiñones /
Rosé Malbec 2007, de la Casa Sophenia de Alto Sur. Argentina.
– Sorbete de frutos rojos
– Salmón cocido al vacío con fideos de soya – hechos a base de gelatina caliente -. Me encantó el sabor y la textura del pescado, ademas la combinación con los fideos fue exquisita /
Merlot, de la Casa Calina , Valle del Maipo, Chile. 2006
– Cerdo cocido al vacío en una salsa agridulce (recuerdo muy bien la textura suave de la carne y su sabor que iba maravillosamente con el vino)
acompañdo de un tabule de quinua, que es un serial poco utilizado en Venezuela, lo cual es una lástima. / Merlot, de la Casa Calina , Valle del Maipo, Chile. 2006
Babá a l”orange.
Sorbete de naranja, con un ponque bañado en cítricos y una espuma de naranja. Un postre con varias texturas, muy refrescante y un cierre perfecto para el menú.

Me pareció interesante que muchos de los platos iban acompañados con pan, lo cual es cada vez menos común en restaurantes y eventos, no se si es por el miedo a los carbohidratos que ahora se han convertido injustamente en los malos de la película, pero a mi por lo menos me hace falta el pan para comer, y muchos de estos platillos estaban pensados para acompañarlos con pan. Además el pan era casero, de una miga suave y esponjosa, muy sabroso pero neutro, un excelente acompañante.
No tengo mucha experiencia con la comida molecular, pero según propuesta de nuestros anfitriones, el nuevo menú de Shayará toma algunas técnicas de esta tendencia y las aplica a un menú con un evidente espíritu de cocina fusión con un incuestionable toque peruano. Creo que la cocina molecular va para allá, más que ser un fin en sí misma, pasado ya el asombro de muchos de sus logros, se irá decantando hasta dejarle a la cocina lo mejor de sí, el mejoramiento de técnicas, la optimización de algunos procedimientos.
Comentaba que se me parece mucho al hecho de ir al cine a ver películas por sus efectos especiales o que los efectos apoyen la realización de una buena historia.
Finalmente, gracias a Jacobo Milgram – dueño de Shayará -, a Jacobo Mónaco quien por cierto hará pasantía proximamente en Perú con Piqueira y Toshiro. A todo el peronal de servicio por tan encantadora velada. Un agradecimiento a Ana María Rodríguez quien fue una co-anfitriona excepcional.
Cené una comida exquisita, sabrosa, hermosamente presentada, cuidada hasta sus últimos detalles. Apenas eramos 6 personas en la mesa, pero la fusión del vino, la buena mesa y la conversación fue tan perfecta que casi nos botan pasadas la una de mañana.
Recomiendo el restaurant con todas las de la ley, no es económico pero en Caracas nada lo es, me encantó la propuesta y estoy segura que quien lo visite coincidirá conmigo.


Jacobo Milgram y el chef Diego Mónaco.


A la salida, felices y algo ebrios después de una velada fabulosa.

Anuncios

4 Respuestas a “Deliciosa velada en Shayará

  1. Cuánto puede costar una velada en Shayará, por persona?

  2. Cuánto puede costar una velada en Shayara, por persona?

  3. Alejandra, hola, una velada sin incluir el vino puede pasar fácilmente entre los ciento veinte o ciento treinta mil por persona, más o menos a mi cálculo.

  4. Y si le incluyes el vino?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s