Explorando el corazón de Ciudad de México

Algunas imágenes de nuestros periplos por Ciudad de México, una ciudad increíble, colorida e intensa. Aunque le dedicamos casi una semana, nos faltaron por los menos quince días más para ver todo lo que queríamos visitar.
Sin embargo, nos trajimos una panorámica bastante completa. Con la suerte que además de quedarnos en un hotel, estuvimos varios días en casa de unos amigos a las afueras, en la comarca de Tlanepantla. Nos movilizamos en transporte publico – incluido el Metro -, en taxi y caminamos como nunca. Fue tan intensa nuestra estadía que al llegar a Panamá sentíamos que podíamos descansar un poco.
Nos sorprendió que para ser la ciudad más poblada del mundo, está limpia, bien cuidada, llena de parques, seguramente con los problemas propios de una urbe de tales dimensiones, pero que más que visitarla, permite explorarla.
Nos han preguntado mucho sobre la inseguridad y la contaminación, a lo que solo puedo responder que vivo en Caracas y eso da un entrenamiento importante.


Aquí junto a la policía montada que custodia el Parque La Alameda, ubicado en el corazón del D.F., un lugar encantador, cuidado, que invita a caminar. Se encuentra al lado del Palacio de las Bellas Artes. Cuando lo visitamos lo atravesamos caminando desde la Estación del Metro de Hidalgo. Los sábados se llena de todo tipo de vendedores: globos, dulces, tacos, elotes, camisas, bolsos, muñecas.


El Parque La Alameda contiene varias fuentes con personajes mitológicos. Puede identificar a Venus, Mercurio, Saturno, los gemelos Castor y Polux, Neptuno (en la fotografía), al Aguador, Atenea y otros que no recuerdo en este momento. En la foto estoy frente a Neptuno, planeta muy particular cuyos tránsitos en las cartas astrales son tan particulares, lentos y sinuosos. Es el regente de Piscis, responsable de los ideales, fantasías, enamoramientos, músicos, todos los procesos asociados al inconsciente, las adicciones, las decepciones, la música, los desengaños, las estafas ….. y pare de contar. Todo un personaje, tal vez por eso tengo esa cara de circunstancia.


Esta señora vendía y fabricaba linda muñecas de trapo mexicanas en pleno parque.

Una vista del hermoso Palacio de Bellas Artes, es simplemente espectacular e imponente, tanto por dentro como por fuera. Bellamente decorado está cuidado hasta en sus más mínimos detalles. Por cierto, ahí fuimos a ver al Ballet Folklórico de México, un espectáculo que cualquier persona que visite México no se debe perder.


Esta calle en pleno centro de la ciudad desemboca en el Zócalo, sus aceras amplias, limpias y sin vendedores informales invitan a caminar, además que encontramos muchas tiendas interesantísimas como librerías, dulcerías y galerías.


En pleno Zócalo …. guau! QUÉ ENERGÍA! sentía que me vibraba todo el cuerpo, podría decir que me sentí eufórica. Había muchísima gente: una feria para otorgar créditos hipotecarios (los toldos que se aprecian al fondo), danzas para exigir los derechos de los pueblos indígenas, celebraciones por el año nuevo Maya y curiosos.


Una réplica del Angel que supuestamente México enviaría a China como regalo en el contexto de los Juegos Olímpicos y la estaban exibiendo en el Zócalo para que la gente la viera de cerquita.


Al fondo El Palacio Nacional. En primer plano danzas por la autonomía de los pueblos indígenas.


Fachada lateral de la Catedral.


Al fondo el Edificio de Correos, que fue para mi una gran sorpresa. Es bellísimo, muy bien cuidado y además tiene una agenda cultural interesante. Lo visitamos un sábado en la mañana y había un grupo de cantantes de boleros, muchas parejas bailaban y cantaban. Además cuenta con exposiciones de artes plásticas. Por cierto, ese día estaba funcionando. Aprovechamos la oportunidad y enviamos algunas postales, así que es posible que a más de uno le llegue una.


Interior del edificio de Correos. Había una exposición sobre el Santo, personaje muy popular en México por sus logros en la lucha libre, que además hizo varias películas. Diran que se me cayó la cédula, pero hace años cuando pasaban las películas mexicanas en televisión en las tardes, transmitieron algunas de ellas.


Algunas de las capas de El Santo.


La Giganta, escultura del artista mexicano José Luis Cuevas, es el centro de su museo en el DF.


Plaza de las Tres Culturas: conformada por restos de pirámides, una iglesia hecha por los colonizadores y a su alrededor edificios correspondientes al México moderno.


Antonio frente al Angel. Se encuentra en un hermoso paseo que se puede caminar de punta a punta y termina en el Parque de Chapultepec. De noche al Angel lo iluminan y se ven muchas personas tomándose fotos.


Esta iglesia es muy famosa entre los creyentes porque allí se venera a San Judas Tadeo – abogado de los imposibles-. Al igual que muchas iglesias del DF se está hundiendo por lo que están incluso a un par de metros por debajo del nivel de la calle. Esto se debe a que Ciudad de México esta construida sobre un terreno pantanoso que al drenarlo se asentó la tierra y ha traído este tipo de consecuencias a algunas edificaciones.


Con Guadalupe y su nieto Beto, a la entrada de la iglesia de la foto anterior. Esta escalera da idea de cuánto se ha hundido la iglesia.


Frente a la Piedra del Sol, mal llamado el Calendario Azteca en el Museo Antropológico de México. Me sorprendió mucho al verla porque pensaba que era mucho más pequeña, idea que me viene de una réplica que había en mi casa. No se pueden imaginar mi sorpresa.

Antonio en el museo juega a que sostiene el templo. El museo a pesar de ser tan grande es fácil de recorrer y permite apreciar las culturas Azteca y Maya en todo su esplendor.


Los voladores, yo nunca los había visto. En lo alto de la torre se ubica un señor que toca la flauta mientras los otros cuatro se lanzan al aire y van descendiendo poco a poco mientras que dan vuelta hasta que tocan el piso.

Esta muchacha trabaja en su telar en pleno mercado de la Ciudadela, estaba haciendo una especie de “pashmina”, y se tarde una semana en elaborarla. Este mercado es perfecto para comprar artesanías mexicanas, desde ropa, sarapes, alfarería, tallas y para de contar. Además los precios son más que justos, eso sí, nunca se olviden de regatear que en estos sitios funciona de lo mejor.


Bandejas de madera pintadas a mano en La Ciudadela.


Objetos en metal en la Ciudadadela.


Coyacan era un pueblito cercano a Ciudad de México que se terminó convirtiendo en parte de ella. Allí se encuentra la casa de Frida Khalo.


Dentro de la casa de Frida y Diego, solo permiten tomar fotografías en el jardín, pero es un paseo que vale la pena. Allí están sus cosas, algunas de sus obras, su cama, su cocina, sus corsettes, incluso la ropa de Diego Rivera. Proyectan una película muy interesante, por supuesto hay una tienda y un café. La entrada por persona tiene un costo de 45 pesos, alrededor de 4,5 dólares.


El jardín de Frida.

Anuncios

Una respuesta a “Explorando el corazón de Ciudad de México

  1. Hola, me encató tu artículo; muy interesante y ameno. Me gustaría que incluyeras más información enriqueciéndola con tus fotografías. Lo comentas de tal manera que se antoja una sobremesa.Saludos.Paty

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s